Home Noticias Internacionales

Mejora visual

Increase Font Size Option 5 Reset Font Size Option 5 Decrease Font Size Option 5

Historias de Lucas

Contador Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
Internacionales
¿QUÉ TAL SI TOMAMOS EJEMPLO? PDF Imprimir E-mail

Pués, sí, nos parece un buen ejemplo a seguir, como muchos otros a los que hacemos referencia en este blog. Y no por el 39% de "deserción escolar" como apunta este artículo del ALDIATX, Dallas, Tejas, aunque poco nos queda para llegar a esa cifra, sino por facilitarles a los jóvenes los medios y los espacios, como las bibliotecas, para que puedan ir y mejorar sus estudios y, con ello, sus calificaciones.

El programa DALLAS AFTER SCHOOL HOMEWORK HELP (DASH), (Ayuda para las tareas después de clase) en Dallas consiste en que los estudiantes puedan tener acceso a ordenadores e Internet en las bibliotecas públicas para, incluso con la ayuda de tutorías, dedicarse después de clase a mejorar sus conocimientos. Además, aquellos estudiantes que tengan acceso a Internet desde sus casas, pueden recibir las tutorías directamente desde sus hogares.

Es tal el éxito de este programa, que ha sido posible gracias a una donación de AT&T, que el objetivo es que el mismo programa esté disponible en otras 25 sucursales de las bibliotecas de Dallas.

No solamente resulta una oportunidad fantástica para el alumnado con dificultades específicas de aprendizaje como la dislexia debido a que estos estudiantes pueden de esta forma "...aprender a su propio paso...", sino que también les libera a los profesores de la presión que supone tener un alumnado que por motivos de falta de tiempo y/o recursos no puede darles la atención que merecen.

Texas no solamente nos da una lección por esta estrategía para combatir el fracaso escolar, sino que además tiene una LEY de la Agencia de Educación de Texas para garantizar los derechos y la atención a los estudiantes con dislexia en su estado.

Así que, ¡pongámonos manos a la obra que nos queda mucho por aprender! ...y, por supuesto, ¡por aplicar!

 
EL REINO UNIDO DE NUEVO UN EJEMPLO A SEGUIR PDF Imprimir E-mail

Tal como publica hoy día el Independent el gobierno del Reino Unido ha decidido invertir 10 millones de libras en la formación de 4.000 profesores/as para convertirse en especialistas de dislexia durante los próximos dos años. El objetivo es que en cada centro educativo estatal pueda haber un especialista que pueda atender esta dificultad adecuada- y eficazmente. Sir Jim Rose, antiguo inspector de Ofsted, órgano que inspecciona la calidad educativa del Reino Unido, y actual Ejecutivo británico, encabezó una investigación que ha tenido como resultado esta decisión gubernamental tan significativa para el mundo de la dislexia, y tan alentadora para todas las personas en el Reino Unido, un país, en el que ya cuentan con mucha sensibilización y conciencia sobre las dificultades de todas las personas con dislexia. "Existe una evidencia cada vez mayor de los efectos que tiene la dislexia a corto y a largo plazo, desde el comienzo de la etapa educativa hasta la adolescencia, y posterior." El informe de Sir Jim Rose afirma que una detección temprana es esencial, y la mejor manera de minimizar la dificultar es utilizar una metodología pedagógica de forma sistemática, en la que se enseña a relacionar el sonido (fonema) con la letra escrita (grafema). Además, el profesorado debería tratar de encontrar la manera de utilizar con la mayor frecuencia posible el método "ver-escuchar-hacer", es decir, utilizar un método multisensorial para facilitar el aprendizaje. Ed Balls, el Secretario de Centros Educativos en el Reino Unido, ha dicho que tener dislexia significa "...muchos años de frustración..." para el alumnado. "Lo que este informe realmente prueba es que la dislexia existe. Es y será un reto para nosotros."

Última actualización el Viernes, 16 de Octubre de 2009 19:01
 
DISCALCULIA: ¿OTRA "DIS"? PDF Imprimir E-mail
Mientras que la dislexia lentamente se está haciendo presente en el ámbito educativo y en nuestra sociedad, sobre todo gracias al trabajo que todas las Asociaciones del país estamos realizando, la discalculia sigue siendo una de esas "hermanas" más invisibles aún, junto a la disgrafía y la dispraxia, entre otras. Sin embargo, igual que la dislexia en el ámbito del lenguaje, la discalculia es una dificultad específica del cálculo. Se caracteriza por ser una disfunción neurológica en el hemisferio derecho, donde se procesa la información relacionada con los números. Pocas investigaciones existen en relación a esta dificultad y, por lo tanto, pocos son los métodos didácticos adecuados que se aplican en consecuencia. El año pasado tuvimos ocasión de acceder a interesantes resultados de investigaciones llevadas a cabo relacionadas con la discalculia. (ver artículo) El niño/a con discalculia no es fácil de localizar, como ocurre con la dislexia, puesto que su CI (coeficiente intelectual) es normal o está incluso por encima de la media, y no tiene por qué interferir en otras materias del ámbito académico. Sus características podrían resumirse en que para estas personas los números carecen de un sentido lógico, no existe la abstracción matémática. El 0 no tiene valor alguno, da lo mismo un 10 que un 100, por ejemplo. Sobra mencionar, como en el caso de la dislexia, la gran frustración que tanto niños/s como adolescentes y/o adultos experimentan ante esta dificultad que en la mayoría de los casos no se diagnostica, por lo que los individuos nunca sabrán el porqué de su dificultad para desenvolverse de forma adecuada en el mundo de los números. A esto se añada la triste realidad, que la discalculia, igual que en el caso del TDA/TDAH (trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad), no siempre llega "sola", sino que en la mayoría de los casos viene acompañada (la famosa "comorbilidad") por una dislexia. Si la persona en cuestión tiene suerte, obtendrá el reconocimiento oficial, o no oficial, en el ámbito educativo y/o laboral de su dislexia, pero en casos muy contados también el de su discalculia. Lo mismo ocurre con los casos del TDA/TDAH, en los que sorprende la proliferación de diagnósticos de este trastorno, comparándolo con diagnósticos oficiales de la dislexia, sin mencionar las otras DEA, cuando ya está más que comprobado científicamente que con una frecuencia asombrosa, detrás de un TDA/TDAH se esconde una dislexia no detectada, y por lo tanto, no intervenida. Todas estas dificultades específicas de aprendizaje (DEA) se podrían prevenir de forma muy sencilla. Y, por ello, nos sumamos a la propuesta de algunos investigadores en EEUU a realizar unos exámenes estandarizados en los centros para poder determinar de forma precoz qué niño/a probablemente pueda desarrollar alguna dislexia, discalculia y/o alguna otra de las DEA. Y, como sabemos, que los métodos que tienen resultados con niños/as con dislexia son beneficiosos para todos los etudiantes, este tipo de acciones solamente podrían beneficiarles a todos/as. Resulta interesante tener en cuenta que, por ejemplo, existe la posibilidad de que el profesorado de la asignatura de Educación Física pueda, a través de ciertos ejercicios, darse cuenta de que un estudiante puede tener dispraxia, ya que ésta puede causar problemas con la motricidad fina y/o gruesa, consecuentemente el estudiante puede mostrar dificultades en el trazo de grafemas (letras)y/o símbolos numéricos, lo que puede impedir una expresión escrita de acuerdo a su edad. Invitamos a todos/as a reflexionar sobre este "proyecto de prevención", y os dejamos con un artículo interesante sobre la discalculia aparecido en LA VOZ, Arizona, EEUU, en el mes de noviembre.
Última actualización el Jueves, 06 de Mayo de 2010 16:21
 
« InicioPrev123PróximoFin »

Página 1 de 3